QuiÉnes somos

Editorial Aula Magna es el sello de edición asistida de McGraw-Hill especializado en libros educativos y de investigación.

Apoyamos a la comunidad docente e investigadora con los mejores contenidos para potenciar, desarrollar e innovar en el sector educativo”.

Cuando en los Siglos XIII y XIV se fundaron las primeras universidades en toda Europa Occidental otorgando prestigio a las ciudades en las que se constituían, el libro  universitario comenzó a jugar un papel central en la formación de los alumnos.

La base de los estudios en las primeras universidades eran las artes liberales divididos en tres ramas o facultades: teología, derecho y medicina. Los estudiantes deseaban alcanzar una formación práctica que les permitiera ganarse la vida. Esta formación práctica se reflejó en el contenido de sus bibliotecas, cuyos libros se consideraban meros instrumentos para la transmisión de conocimientos, para el uso cotidiano y no objetos de veneración, como lo habían sido en los monasterios o catedrales.

Se hicieron necesarios los catálogos, glosarios y compilaciones. Las necesidades de libros fueron atendidas por los estacionarios (libreros que alquilaban cuadernos) y de la pecia (obras) corregidas y aprobadas por las autoridades académicas para ser copiados por alumnos, profesores y profesionales.

Cuando las colecciones empezaron a crecer se diseñaron salas especiales para acomodarlas teniendo en cuenta la luz natural y la seguridad. Comenzaron a acumular grandes cantidades de libros dando lugar a las bibliotecas universitarias.

Así, hacia fines del siglo XIII, la Sorbona (París) tenía una de las mejores bibliotecas de Europa debido a la acumulación de grandes cantidades de libros resultados de obsequios y donaciones. En 1290 contenía más de mil manuscritos de trabajos teológicos, filosóficos, libros de ciencia, leyes y medicina.

En Italia, donde las universidades poseían grandes bibliotecas, los profesores tenían que aportar sus propios libros. La aparición de la imprenta, a mediados del siglo XV, tuvo en un principio un impacto limitado sobre las bibliotecas universitarias, ya que el papel de la universidad como formadora de administradores para el Estado no promovía la investigación hasta que la Reforma Protestante dio lugar a la creación de nuevas casa de estudio en el Norte de Europa para capacitar a clérigos y formar médicos, abogados y funcionarios públicos para servir al Estado protestante.

Desde entonces, hasta nuestros días, los manuales universitarios han constituido un elemento central a la hora de transmitir conocimiento a lo largo de los siglos.

El libro como universo

En Editorial Aula Magna perseguimos dar continuidad a esta larga y fructífera historia, publicando contenidos educativos y de investigación de todas las doctrinas. Por eso nuestra misión es ver el libro como Universo y la educación en libro.

El progreso de cualquier sociedad está supeditado a su capacidad de transmitir conocimiento adquirido.